viernes, 19 de julio de 2019


ECOLOGÍA INTEGRAL: RAZONES PARA CONSERVAR LA AMAZONÍA

HÉCTOR ESCANDELL GARCÍA
OFICINA DE DERECHOS HUMANOS DEL VICARIATO

LA AMAZONÍA ES UNA  GRAN REGIÓN BIOGEOGRÁFICA, CUYA SUPERFICIE VARÍA DE ACUERDO AL CRITERIO UTILIZADO PARA SU DEFINICIÓN. DESDE LA PERSPECTIVA DE CUENCA HIDROGRÁFICA, SU SUPERFICIE ALCANZA LOS 6.150.000 KM2; DESDE EL PUNTO DE VISTA ECOLÓGICO, EL BIOMA AMAZÓNICO SE EXTIENDE POR ALGO MÁS DE 6.800.000 KM2 Y AL CONSIDERAR EL CRITERIO POLÍTICO ADMINISTRATIVO LA SUPERFICIE DE LA REGIÓN SUPERA LOS 7.600.000 KILÓMETROS CUADRADOS (PNUMA. 2009). ESTÁ UBICADA EN EL CONTINENTE SUR AMERICANO Y CUBRE PORCIONES DE OCHO PAÍSES: BOLIVIA, BRASIL, COLOMBIA, ECUADOR, GUYANA, PERÚ, SURINAM Y VENEZUELA (EL CRITERIO POLÍTICO ADMINISTRATIVO PERMITE INCORPORAR ADEMÁS A LA GUAYANA FRANCESA).  LA LONGITUD DE SU EJE PRINCIPAL OESTE – ESTE, DESDE LAS NACIENTES DEL RÍO AMAZONAS HASTA SU DESEMBOCADURA EN EL OCÉANO ATLÁNTICO SE EXTIENDE UNOS 7.000 KILÓMETROS, MIENTRAS LOS PISOS ALTIDUDINALES VAN DESDE ALTURAS SUPERIORES A LOS 5.000 METROS EN LAS VERTIENTES ORIENTALES ANDINAS HASTA EL NIVEL DEL MAR.

AL GRAN SISTEMA ECOLÓGICO, DEFINIDO POR CRITERIOS BIOGEOGRÁFICOS, SE LE RECONOCE UNA IMPORTANCIA GLOBALMENTE ESTRATÉGICA, DERIVADA DE SUS ELEMENTOS FÍSICO BIOLÓGICOS, SUS FUNCIONES ECOLÓGICAS Y SU DIVERSIDAD CULTURAL; ESTÁ INTEGRADA POR UN CONJUNTO HETEROGÉNEO DE ECOSISTEMAS DONDE PREDOMINA LA SELVA TROPICAL Y DONDE SE LOCALIZAN  OTROS BIOMAS CON COBERTURAS TERRITORIALES SIGNIFICATIVAS, ENTRE ELLOS LAS SABANAS, EL CERRADO, LA VEGETACIÓN DE LAS ALTAS MONTAÑAS Y LAS FORMACIONES DE ARENISCA DENOMINADAS TEPUYES, ADEMÁS DE LAS FORMACIONES VEGETALES ASOCIADAS A LA DENSA RED HIDROGRÁFICA.

EN EL CASO DE VENEZUELA, LA EXTENSIÓN AMAZÓNICA VARÍA DESDE LOS POCO MÁS DE 53.000 KM2 CORRESPONDIENTES A LA PORCIÓN DE LA CUENCA DEL RÍO NEGRO, UBICADA EN EL ESTADO AMAZONAS, AL EXTREMO SUR OCCIDENTAL DEL PAÍS, HASTA LOS CERCA DE 490.000 KM2 DE LAS TIERRAS AL SUR DEL RÍO ORINOCO, QUE ABARCAN LOS TERRITORIOS DE LOS ESTADOS AMAZONAS, BOLÍVAR Y PARTE DEL DELTA AMACURO.

LA VISIÓN COMÚN ACERCA DE LA AMAZONÍA SE CONSTRUYÓ ALREDEDOR DE UN CONJUNTO DE MITOS CUYA VIGENCIA AÚN PERDURA EN LA PERCEPCIÓN POPULAR Y ENTRE ALGUNOS ACTORES SOCIALES CON RESPONSABILIDAD EN LA TOMA DE DECISIONES CON INCIDENCIA PÚBLICA: ESPACIO VACÍO, NATURALEZA INTOCADA, DESPENSA INAGOTABLE DE RECURSOS, INFIERNO VERDE, ALTA FERTILIDAD NATURAL DE SUS SUELOS SON, ENTRE OTRAS, CREENCIAS QUE LA INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA TRADUCIDA EN CONOCIMIENTO FORMAL HA IDO DESMONTANDO DURANTE LOS ÚLTIMOS CUARENTA AÑOS.

LA AMAZONÍA PRESENTA EVIDENCIAS DE POBLAMIENTO MILENARIO, CULTURALMENTE DIVERSO, QUE SE EXPRESA HOY EN LA PRESENCIA DE NUMEROSOS PUEBLOS INDÍGENAS (MÁS DE 300, SEGÚN ALGUNAS FUENTES), QUE OCUPARON Y TRANSFORMARON EL TERRITORIO AMAZÓNICO CON DIVERSAS INTENSIDADES.

LA CIENCIA HA DEMOSTRADO QUE LA MAYOR PROPORCIÓN DE LA REGIÓN SE ASIENTA SOBRE SUELOS PARTICULARMENTE POBRES EN NUTRIENTES Y QUE SOLO LAS COMPLEJAS RELACIONES ECOLÓGICAS ENTRE SUS COMPONENTES BIOLÓGICOS Y FÍSICOS PERMITEN SOSTENER LA ENORME MASA FORESTAL Y QUE EN CORTO TIEMPO, AL SUSTITUIR LA COBERTURA DE LA SELVA, SUS SUELOS TIENDEN A PERDER SU LIMITADA FERTILIDAD NATURAL.

DE IGUAL MANERA EL TERRITORIO AMAZÓNICO HA EXPERIMENTADO UN PROCESO DE OCUPACIÓN NO INDÍGENA DESDE HACE ALREDEDOR DE 500 AÑOS, CUYA CONSOLIDACIÓN AUMENTA LA DIVERSIDAD CULTURAL DE LA REGIÓN; CAMPESINOS, PESCADORES, RECOLECTORES CONSTITUYEN EXPRESIONES CULTURALES PROPIAS DE LA AMAZONÍA ACTUAL.
ASÍ, LEJOS DE SER UNA REGIÓN HOMOGÉNEA, LO CORRECTO ES HABLAR DE LA PRESENCIA DE MÚLTIPLES AMAZONÍAS.

LO ANTERIOR RESULTA VÁLIDO AL REFERIRNOS A LA AMAZONÍA VENEZOLANA, DONDE HAY PRESENCIA DE MAS DE 30 PUEBLOS INDÍGENAS (20 SÓLO EN EL ESTADO AMAZONAS), ASENTADOS SOBRE EL ESCUDO DE GUAYANA Y SUS ESTRIBACIONES, QUE DESDE EL PUNTO DE VISTA GEOLÓGICO CONSTITUYE UNA DE LAS MÁS ANTIGUAS FORMACIONES EMERGIDAS DEL OCÉANO PRIMIGENIO, DESARROLLANDO EN EL TIEMPO DIVERSAS ESTRATEGIAS CULTURALES, MÁS O MENOS EXITOSAS, DE ADAPTACIÓN A LAS CONDICIONES ECOLÓGICAS DOMINANTES EN CADA SUBESPACIO DEL TERRITORIO, LO QUE HA ASEGURADO SU PRESENCIA MILENARIA.



ES PRECISO SEÑALAR TAMBIÉN QUE DESDE LA LLEGADA DE LOS EUROPEOS AL SUBCONTINENTE AMERICANO SE HAN PRODUCIDO NUMEROSAS Y VARIADAS INCURSIONES, EN INTENSIDAD Y OBJETIVOS, CUYOS EFECTOS HAN CONTRIBUIDO DE DISTINTAS MANERAS A CONSTRUIR LA REALIDAD ACTUAL. ALGUNOS DE ESOS PROCESOS RESULTARON MUY COSTOSOS DESDE EL PUNTO DE VISTA DE LA DIVERSIDAD CULTURAL, PROVOCANDO TANTO LA DESAPARICIÓN FÍSICA DE NUMEROSOS PUEBLOS, COMO EL INICIO DE PROCESOS DE EROSIÓN CULTURAL QUE CONTINÚAN AMENAZANDO LA PRESENCIA DE PUEBLOS ORIGINARIOS EN DISTINTOS ESPACIOS DE LA AMAZONÍA. LA EXTRACCIÓN DE RECURSOS VEGETALES Y ANIMALES, ESPECIALMENTE EL CAUCHO SILVESTRE, LAS MADERAS DE INTERÉS COMERCIAL Y LAS FIBRAS NATURALES, MOTORIZARON GRANDES TRANSFORMACIONES SOCIO CULTURALES Y ECOLÓGICAS QUE MARCAN LA HISTORIA CONTEMPORÁNEA DE LA REGIÓN, INCORPORANDO VALORES EXÓGENOS Y RELACIONES DE PRODUCCIÓN ATÍPICAS, AL MENOS EN SU MAGNITUD Y EXTENSIÓN COMO LA ESCLAVITUD, EN EL CASO DE LA EXTRACCIÓN DE CAUCHO NATURAL.

MÁS RECIENTEMENTE, LA IMPOSICIÓN DE MODELOS DE DESARROLLO DESCONTEXTUALIZADOS (SUSTITUCIÓN DE LA SELVA POR AGRICULTURA INTENSIVA Y PASTOS PARA LA GANADERÍA, PROYECTOS EXTRACTIVOS MINEROS Y ENERGÉTICOS A GRAN ESCALA, ENTRE OTROS), HAN GENERADO TRANSFORMACIONES MASIVAS EN DIVERSOS SECTORES DE LA REGIÓN, CON EFECTOS ECOLÓGICOS NEGATIVOS E IMPACTOS SOCIALES Y CULTURALES SIGNIFICATIVOS PARA NUMEROSOS PUEBLOS INDÍGENAS.

EL DISCURSO POLÍTICO GLOBAL DE LAS ÚLTIMAS CUATRO DÉCADAS, CONSIDERA CADA VEZ CON MAYOR FUERZA A LA AMAZONÍA COMO ESPACIO GEOGRÁFICO VITAL PARA LA HUMANIDAD. PARA ELLO SE HACE USO DE UN CONJUNTO CRECIENTE DE INDICADORES DE SU PAPEL EN DIVERSOS ASPECTOS CRÍTICOS PARA LA VIDA HUMANA Y, POR TANTO MERECEDORES DE ACCIONES DIRIGIDAS A SU CONSERVACIÓN Y PRESERVACIÓN; ENTRE ELLOS MENCIONAREMOS LOS SIGUIENTES:
1.      LA REGIÓN ALBERGA UNA DE CADA 10 ESPECIES BIOLÓGICAS CONOCIDAS. SE HAN IDENTIFICADO ALREDEDOR DE 40.000 ESPECIES DE PLANTAS, MUCHAS DE ELLAS ENDÉMICAS; 2500 ESPECIES DE PECES DE AGUA DULCE Y LOS INDICADORES DE OTRAS CATEGORÍAS (AVES, REPTILES, INSECTOS) PRESENTAN IGUALMENTE TAMAÑOS MUY SIGNIFICATIVOS.


2.      UN TERCIO DE TODOS LOS BOSQUES TROPICALES REMANENTES ESTÁN EN LA REGIÓN AMAZÓNICA.
3.      DE ESA ENORME DIVERSIDAD BIOLÓGICA, QUE SUSTENTA LA VIDA HUMANA EN LA REGIÓN, SE DERIVAN, SOLO DE LA SELVA TROPICAL, ALREDEDOR DE ¼ DE LOS MEDICAMENTOS CONOCIDOS.
4.      MUCHAS DE LAS ESPECIES DE LA BIODIVERSIDAD CONSTITUYEN MATERIAS PRIMAS FUNDAMENTALES PARA OBTENER DIVERSOS BIENES UTILIZADOS EN DISTINTAS SOCIEDADES DEL PLANETA, ASÍ COMO CONTRIBUYEN A LA ALIMENTACIÓN DE POBLACIONES NACIONALES Y FORÁNEAS.
5.      LA CUENCA HIDROGRÁFICA PRODUCE UNA QUINTA PARTE DE TODA EL AGUA DULCE ACCESIBLE. LA DESCARGA DEL RÍO AMAZONAS SE HA CALCULADO EN 230.000 M3 POR SEGUNDO.
6.      LA CUENCA CUENTA CON DIVERSOS RÍOS CON LONGITUDES MAYORES A DOS MIL KILÓMETROS, INCLUYENDO EL RÍO ORINOCO, QUE ES ADEMÁS EL TERCER RÍO MÁS CAUDALOSO DEL PLANETA.
7.      LOS RECURSOS MINERALES SON DIVERSOS (ORO, PIEDRAS PRECIOSAS, HIERRO, BAUXITA, PLATINO, COLTAN, NIOBIO, TITANIO, PETRÓLEO) Y SUS RESERVAS CUANTIOSAS, ALGUNAS LAS MAYORES DISPONIBLES CONOCIDAS.
8.      ENTRE SUS FUNCIONES ECOLÓGICAS DESTACA SU PAPEL EN LA REGULACIÓN DEL CLIMA MUNDIAL Y SU CONTRIBUCIÓN AL RÉGIMEN DE PRECIPITACIÓN CONTINENTAL.
9.      LA REGULACIÓN DE LOS CICLOS GLOBALES DEL OXÍGENO Y EL DIÓXIDO DE CARBONO, CONSTITUYENDO LA MASA SELVÁTICA EL SEGUNDO SISTEMA NATURAL EN LA FIJACIÓN DE C02 (20 % DEL CO2 ATMOSFÉRICO TOTAL), CON UN PROMEDIO DE 170 TONELADAS POR HECTÁREA POR AÑO, TODO ELLO ESENCIAL EN LA LUCHA NECESARIA CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO.
1.  LA REGIÓN CONSTITUYE EL HÁBITAT PARA MÁS DE 200 PUEBLOS INDÍGENAS Y DE UNA POBLACIÓN ESTIMADA EN 40 MILLONES DE HABITANTES.

EN EL CASO DE LA AMAZONÍA VENEZOLANA TODOS LOS INDICADORES MENCIONADOS RESULTAN PERTINENTES A SU ESCALA PARTICULAR. LA REGIÓN AMAZÓNICA VENEZOLANA ALBERGA LA MAYOR BIODIVERSIDAD DEL PAÍS, PRODUCE MÁS DEL 80% DEL AGUA DULCE DISPONIBLE, RESGUARDA MÁS DEL 70 % DE LOS BOSQUES Y ACTÚA DE MANERA DETERMINANTE EN EL MANTENIMIENTO DEL PATRÓN DE PRECIPITACIÓN Y DEL CLIMA EN GENERAL; SE ASUME COMO RESPONSABLE DEL MAYOR VOLUMEN DE CAPTACIÓN Y FIJACIÓN DE CO2 Y SOSTIENE UNA POBLACIÓN APROXIMADA DE 2.000.000 HABITANTES, DE LOS CUALES UNOS 200.000 RESIDEN EN EL ESTADO AMAZONAS. PARTICULAR IMPORTANCIA TIENE, TANTO LA PROVISIÓN DE PROTEÍNA ANIMAL, ESPECIALMENTE PROVENIENTE DE LOS PECES Y EN MENOR MAGNITUD DE LA CAZA Y DEL CONSUMO DE DIVERSOS INVERTEBRADOS, COMO DE LOS CULTIVOS (RAÍCES Y TUBÉRCULOS), FRUTAS SILVESTRES, QUE SOSTIENEN LA DIETA TRADICIONAL.



TODOS ESTOS INDICADORES DEL POTENCIAL NATURAL Y HUMANO DE LA REGIÓN SE BASAN EN INFORMACIÓN INSUFICIENTE Y FRAGMENTADA, ESPECIALMENTE EN RELACIÓN A LA BIODIVERSIDAD, PERO TAMBIÉN EN ASPECTOS DEMOGRÁFICOS Y CULTURALES, LO QUE SE TRADUCE EN UNA GRAN INCERTIDUMBRE QUE AFECTA LOS PROCESOS DE TOMA DE DECISIONES EN POLÍTICAS PÚBLICAS.

EN EL CASO CONCRETO DEL ESTADO AMAZONAS DE VENEZUELA, EN LAS ÚLTIMAS DOS DÉCADAS SE HA EXPERIMENTADO UNA DINÁMICA DEMOGRÁFICA CARACTERIZADA POR EL CRECIMIENTO ACELERADO DE LA POBLACIÓN; CRECIMIENTO DE ORIGEN EXTRAREGIONAL MARCADO POR PATRONES CULTURALES EXTRAÑOS A LAS CONDICIONES ECOLÓGICAS Y SOCIO CULTURALES TRADICIONALES, LO QUE FRECUENTEMENTE HA DERIVADO EN CONFLICTOS SOCIO AMBIENTALES.

SI BIEN LA REGIÓN MANTIENE CONDICIONES AMBIENTALES QUE PODRÍAN CONSIDERARSE DE LAS MENOS INTERVENIDAS DE LA AMAZONÍA TOTAL, Y CUENTA CON UN AMPLIO SISTEMA DE ÁREAS BAJO RÉGIMEN DE ADMINISTRACIÓN ESPECIAL CON FINES DE CONSERVACIÓN (4 PARQUES NACIONALES, UNA RESERVA DE BIOSFERA, VEINTIÚN MONUMENTOS NATURALES Y UNA ZONA PROTECTORA DE CUENCA), ALGUNAS ACTIVIDADES ECONÓMICAS SE CARACTERIZAN POR LOS FUERTES IMPACTOS SOCIOAMBIENTALES NEGATIVOS Y, ENTRE ELLAS, LA MINERÍA METÁLICA (ORO) DESEMPEÑA EL ROL DOMINANTE. AÚN CUANDO ES UNA ACTIVIDAD ILEGAL SU PRESENCIA Y MAGNITUD EN EL TERRITORIO SE HA MULTIPLICADO, ESPECIALMENTE EN LA ÚLTIMA DÉCADA,  AFECTANDO LA MAYORÍA DE LAS ÁREAS LEGALMENTE PROTEGIDAS; LA MINERÍA ADEMÁS VIENE AFECTANDO DE DIVERSOS MODOS A LOS PUEBLOS INDÍGENAS, ACELERANDO LA EROSIÓN CULTURAL Y EN ESPECIAL INVIABILIZANDO EL DERECHO AL TERRITORIO Y A LAS DECISIONES ACERCA DEL APROVECHAMIENTO DE LOS RECURSOS NATURALES EN EL CONTENIDOS, TODO ELLO POTENCIADO EN EL MARCO DE LA SITUACIÓN CRÍTICA QUE ATRAVIESA LA ECONOMÍA NACIONAL.

LA CONDICIÓN DE ÁREA FRONTERIZA CON LAS REPÚBLICAS DE BRASIL Y COLOMBIA, DESARTICULADA DE LOS CENTROS DE PODER NACIONAL Y ESCASAMENTE INTEGRADA EN LA AMPLIA EXTENSIÓN DE SU TERRITORIO (184.450 KM2), FAVORECE LA PRESENCIA DE ACTIVIDADES ILEGALES COMO EL CONTRABANDO DE BIENES, ESPECIALMENTE DE GASOLINA Y SUS DERIVADOS, AMPLIAMENTE SUBSIDIADOS EN EL PAÍS, LO QUE RESULTA EN EL ENCARECIMIENTO DE SU COSTO PARA LA POBLACIÓN EN GENERAL, LIMITANDO SU DISPONIBILIDAD Y CONSECUENTEMENTE LA REALIZACIÓN DE SUS ACTIVIDADES COTIDIANAS DE SUSBSISTENCIA, LO QUE A SU VEZ AFECTA DRAMÁTICAMENTE LAS CONDICIONES DE VIDA (EMPOBRECIMIENTO CRECIENTE DE LA MAYORÍA DE LA POBLACIÓN); LO ANTERIOR SE AGRAVA  AL CONSIDERAR QUE AMPLIAS PORCIONES DEL TERRITORIO  SE ENCUENTRAN BAJO EL CONTRL DE GRUPOS IRREGULARES DE ORIGEN COLOMBIANO (ELN.; FARC; PARAMILITARES), FACTOR QUE AGREGA AÚN MÁS CONFLICTIVIDAD A LA VIDA, ESPECIALMENTE DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS).

LOS CAMBIOS INCIPIENTES EN EL USO DE LA TIERRA, PRODUCTO DE LA URBANIZACIÓN ALREDEDOR DE LA CAPITAL PUERTO AYACUCHO, Y DE LA SUSTITUCIÓN DEL BOSQUE PROTECTOR POR LA DEGRADACIÓN MINERA Y OTRAS ACTIVIDADES NO SOSTENIBLES, CONSTITUYEN PROBLEMAS SOCIOAMBIENTALES CUYA TENDENCIA APUNTA AL AGRAVAMIENTO, EN TANTO EL MODELO EXTRACTIVISTA MINERAL SEA EL PROMOVIDO POR EL GOBIERNO NACIONAL, LO QUE TRAERÁ EN CONSECUENCIA OTROS EFECTOS AÚN NO SOCIALMENTE VISIBILIZADOS COMO EL AUMENTO DE LAS ENFERMEDADES INFECCIOSAS, LA PÉRDIDA DE CALIDAD DEL AGUA, LA CONTAMINACIÓN DE LOS SUELOS, LA DEGRADACIÓN DE LOS HÁBITATS, QUE ENTRE OTRAS MANIFESTACIONES CONFORMAN LA PÉRDIDA DEL PATRIMONIO NATURAL Y CULTURAL, COMPROMETIENDO LAS POSIBILIDADES DE UNA VIDA DIGNA PARA LAS GENERACIONES FUTURAS, EN EL MARCO DE LOS DERECHOS HUMANOS Y DE LA NATURALEZA..

EN CONCLUSIÓN, LA REGIÓN PANAMAZÓNICA Y EN PARTICULAR LA AMAZONÍA VENEZOLANA, ANTE LOS CONFLICTOS ACTUALES Y LAS AMENAZAS DERIVADAS DE LA AVIDEZ Y DE LOS INTERESES CREADOS ALREDEDOR DE LOS GRUPOS QUE FOMENTAN LOS GRANDES PROYECTOS DE INTERVENCIÓN EXTRACTIVISTA, MINERA O NO, REQUIEREN CON URGENCIA LA ACCIÓN DETERMINADA DE INSTITUCIONES Y PERSONAS EN PROCURA DE SU CONSERVACIÓN DINÁMICA, QUE INCLUYE MAYOR INVERSIÓN EN EL CONOCER QUE EN EL INTERVENIR, ESPECIALMENTE SI ESA INTERVENCIÓN NO SE TRADUCE EN EL BIENESTAR SOSTENIBLE DE LAS MAYORÍAS EXCLUIDAS..

LA IMPORTANCIA ESTRATÉGICA PLANETARIA, EN SUS DIMENSIONES: ECOLÓGICA, CLIMÁTICA, HÍDRICA, FORESTAL, BIOLÓGICA, ECONÓMICA Y CULTURAL, DE CARA AL FUTURO DE LOS PUEBLOS QUE LA HABITAN Y DE LA HUMANIDAD, DEBE FORTALECERSE EN LA VALORACIÓN DERIVADA DE SU PRESENCIA, JUSTIFICANDO ASÍ SU CONSERVACIÓN.















viernes, 12 de julio de 2019


Red indígena promueve acciones en defensa de los derechos humanos y ambientales

Más de 50 personas conforman la Red de Defensores y Defensoras de Derechos Indígenas y de la Naturaleza en Puerto Ayacucho, estado Amazonas, que tiene como objetivo elevar la promoción y la efectividad de la defensa de los derechos humanos, indígenas y del ambiente, mediante acciones de exigibilidad cuya solución permita mejores condiciones de vida.

Esta red nace a raíz de algunos encuentros entre la Oficina de Derechos Humanos del Vicariato de Puerto Ayacucho, líderes de diferentes pueblos indígenas y organizaciones, como: ORPIA (regional), OIPUS y OPUHC (Uwottoja), KUYUNU (Yekuana), OMIDA (mujeres Uwottoja), HORONAMI, (Yanomami), OPIBA (Baré), CHEJÉRUME (mujeres Uwottoja de Manapiare), donde se planteó la necesidad de acompañar, formar y articular a las organizaciones de base, en temas de derechos humanos, indígenas y de la naturaleza, para que a través de ellas, se pueda alertar sobre la sistemática violación de los derechos en cada uno de los municipios del estado Amazonas.

El primer momento en la creación de esta Red, fue la formación de los integrantes que cada organización postuló y la incorporación de otros indígenas que no pertenecían a ninguna organización, como fue el caso de los pueblos Jivi, Warequena y Puinave, pero que ya venían realizando desde cada uno de sus espacios, promoción y defensa de los derechos humanos.

Entre los años 2015 y 2016, se iniciaron las capacitaciones y la reflexión. La Oficina de Derechos Humanos del Vicariato, estableció un convenio con el Centro de Estudios Políticos y Sociales de América Latina (CEPSAL) y el Grupo de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (GTAI) de la Universidad de los Andes-Mérida.

El principal objetivo era formar líderes y facilitadores indígenas para la promoción y desarrollo de políticas interculturales, políticas públicas y fundamentos de los gobiernos interculturales para el fortalecimiento de los territorios; todo esto, para contribuir a la mejor formación de los indígenas en derechos humanos.

Reunión de evaluación y coordinación de actividades 
Estas etapas de formación constaron de diplomados, talleres, mesas de trabajo, conversatorios, foros y reuniones.  Además, contaron con una plantilla de profesores expertos, de reconocido prestigio a nivel nacional y regional, con amplias experiencias en la docencia e investigación y con publicaciones de importancia en diferentes áreas del conocimiento.

En cuanto a la metodología, los expertos proporcionaron a los participantes instrumentos teóricos-prácticos que les permitieran abordar de manera integral, la interculturalidad desde la teoría política, el régimen jurídico, a través de los actuales desafíos que la realidad social y política le plantea a los derechos humanos, indígenas y de la naturaleza.

Los miembros de esta red concordaron que sin formación, organización, alianza y trabajo, no podrán atacar los principales problemas que afectan la vida en sus comunidades tales como; minería ilegal, fuerzas armadas irregulares, escasez de alimentos, abusos de autoridad, irrespeto hacia su cosmovisión, salud, educación propia, territorio, economía, entre otros.

Muchos de los pueblos indígenas en Amazonas, se encuentran sumergidos en una incertidumbre constante, con un alto grado de indefensión a pesar de contar con un amplio e importante marco jurídico en Venezuela, expresado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela CRBV) en su Capítulo VIII, Ley Orgánica de Pueblos y Comunidades Indígenas (LOPCI), Ley de Diversidad Biológica (LDB), y la Ley de Demarcación y Garantía de los Hábitat y Tierras de los pueblos y Comunidades Indígenas (LDGHTCI).

En el año 2017, inició la fase de estrategias de acción para enfrentar las amenazas, reducir las vulnerabilidades y aumentar las capacidades de cada miembro. La primera medida que tomó esta red de defensores y defensoras fue realizar un Diagnóstico Socio Ambiental Municipal, desde la perspectiva de la Geografía del estado Amazonas.

Esta fue una obra en red, los defensores y defensoras de derechos humanos, indígenas y de la naturaleza, fueron los autores desde cada una de sus realidades en las comunidades, tanto biofísica, demográfica y geoeconómica de sus municipios; acompañados por personas sensibles a las distintas problemáticas que los aquejan, pero “críticos en la identificación de sus causas y combativos en las propuestas de solución” (P. José Bórtolli, 2017; Prólogo del Diagnóstico Socio Ambiental).

La Oficina de Derechos Humanos del Vicariato, apoyó en la publicación de este Diagnóstico Socio Ambiental, y a través, del Geógrafo Héctor Escandell García, en la facilitación, compilación y redacción final de los aportes de cada uno de los grupos indígenas que participaron.

También realizaron un pronunciamiento ante la minería ilegal practicada en el estado Amazonas, derivado del diagnóstico socio ambiental anteriormente presentado, donde rechazaron categóricamente esta práctica en todas sus formas (cielo abierto, subsuelo), minería que no solo erosiona la tierra, sino, la cultura de más de 20 pueblos indígenas que coexisten el estado Amazonas.

Además resaltaron que en este territorio, la actividad minera está prohibida por la Ley, mediante el Decreto Presidencial Número 269 del año 1989, que tiene como finalidad preservar y conservar los recursos naturales que se encuentran en la región, manifiestos en su fauna, flora, cuerpos de agua y ecosistemas, además de la diversidad cultural.

Una de las políticas ambientales por parte del Estado, fue la creación del sistema de Áreas Bajo Régimen de Administración Especial (ABRAE),  donde Amazonas tiene un área ambiental protegida que representa más del 50 % del territorio, donde se contemplan parques nacionales (4), monumentos naturales (19), reservas de biosfera (1), reservas forestales (4), entre otras áreas protegidas.

Por otra parte, la Red ha hecho actividades conjuntamente con otras organizaciones indígenas, instituciones y asociaciones sin fines de lucro, visita a las comunidades, acciones de calle (Día Mundial del Agua), toma de medios para visibilizar las actividades, asesorías jurídicas, entro otras.

Actualmente están trabajando en la creación de una Escuela de Formación Política para el Liderazgo Indígena, que busca contribuir con la formación integral del indígena, a través de un proceso de educación crítica, que contribuya a cambiar la realidad. Además con la misión de constituir un espacio permanente de sensibilización y formación de las luchas indígenas, derechos de los pueblos y de la naturaleza.

Esta escuela de formación contará con indígenas formados y conscientes,  trabajando en la exigibilidad de sus derechos como pueblos y los derechos de la naturaleza, mediante nuevas formas de hacer política.

Pedro Ortiz, coordinador general de la Escuela de Formación aseguró que “la participación ha sido constante, estamos realizando la estructura formal de la Escuela, tenemos una fecha tentativa de apertura que será para finales de julio y donde contaremos con la presencia de muchos pueblos indígenas, tanto del interior como los que están en la capital del estado Amazonas”.


Trabajo de campo en la comunidad La Reforma
Entre las actividades de instalación de la Escuela de Formación Política, está previsto un foro denominado “Los Derechos Indígenas y el Rol del Liderazgo. Visión Crítica”, con expositores locales indígenas y no indígenas. En la programación trimestral está un conversatorio de la situación de salud en el estado Amazonas, una charla sobre el cambio climático y finalmente un  foro de democracia y desarrollo.


miércoles, 3 de julio de 2019

Mesa de trabajo, aclarando la situación actual de personas sin nacionalidad 


11/06/2019

Reunión Interagencial en Amazonas (Venezuela) sobre derecho a la identidad

Por: Yuvisay Carabia

​​Puerto Ayacucho (Amazonas - Venezuela).- La situación actual de personas sin nacionalidad en todo el mundo revela que pese a los avances registrados, especialmente en países desarrollados, aún queda un camino largo por recorrer para cumplir con el objetivo 2014 -2024 que se propuso el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), es acabar con la apatridia en las cuatro áreas de trabajo como: identificación, prevención, reducción y protección. 

​Esta Agencia de la ONU en Venezuela, tiene el mandato de trabajar con refugiados, desplazados internos y actualmente la apatridia. (ACNUR) conjuntamente con otras organizaciones internacionales, ONG, asociaciones civiles e instituciones nacionales, están trabajando el derecho a la identidad con previos diagnósticos en estados y localidades fronterizas más vulnerables o de difícil acceso. 


En Amazonas trabaja de manera integral, directa e indirectamente a través de una organización internacional y una asociación civil, con proyectos de agua saneamiento, nutrición y actualmente la parte legal con la identidad, atendiendo el sector de los Caobos con refugiados y comunidades indígenas del eje carretero sur como Platanillal, Coromoto y Sabaneta de Guayabal. 

En este contexto, el pasado miércoles 29 de mayo, se llevó a cabo la primera reunión interagencial en las instalaciones de la Defensoría Delegada del Pueblo del estado Amazonas, para iniciar con una ruta de acción y así relacionar esfuerzos individualizados con objetivos comunes y bien definidos. 

La reunión contó con 14 participantes provenientes de diferentes instituciones gubernamentales y asociaciones civiles como; Defensoría del Pueblo, Oficina de Derechos Humanos del Vicariato de Puerto Ayacucho, Instituto Nacional de Niño, Niña y Adolescente (IDENNA), Cámara Municipal de Atures, Consejo Municipal de Derechos de Niño, Niña y Adolescente, Servicio de Administración, Identificación, Migración y Extranjería (SAIME), Corporación Nacional de Alimentación Escolar (CNAE) y representante de la Red de Defensores Indígenas.

Diferentes organizaciones e instituciones trabajando por un mismo fin

En dicha mesa de trabajo se definió como prioridad, iniciar con la comunidad de Platanillal como piloto en este nuevo desafío para esta red interagencial. La primera actividad está prevista para finales de mes de junio, con una jornada integral de salud, asesoría legal e identificación, esta última con actas de nacimiento, presentación, renovación de cédulas y rectificación.Se estima beneficiar a más de 150 personas en dos jornadas. 

viernes, 22 de febrero de 2019


COMUNICADO DE LA PRESIDENCIA
DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL VENEZOLANA

Ante la posibilidad de recibir la ayuda humanitaria


El deterioro general de las condiciones de vida ha llevado al país a situaciones límites, sobre todo en las áreas alimentarias y de La Iglesia, en sus diversas instancias (el Papa, la Santa Sede, la conferencia episcopal, la de religiosos y el consejo de laicos), ha pedido muchas veces la posibilidad de abrir un canal humanitario. La respuesta ha sido siempre un “no” rotundo. En los actuales momentos, la Asamblea Nacional, en representación legítima del pueblo venezolano, ha tomado la iniciativa de organizar esta ayuda con el concurso de varios países y pueblos hermanos.

El país necesita la ayuda El régimen tiene la obligación de atender las necesidades de la población, y para ello facilitar la entrada y distribución de la misma, evitando cualquier tipo de violencia represiva. Pedir y recibir ayuda no es ninguna traición a la patria; antes bien, es un deber moral que nos incumbe a todos, ante las carencias y urgencias dramáticas que padece el pueblo venezolano.

La pastoral social de la Iglesia, a través de Cáritas a nivel nacional, diocesano y parroquial, desarrolla desde hace muchos años una intensa y reconocida labor en beneficio de las personas que necesitan atención inmediata, por medio de diferentes programas en materia de alimentación, salud, derechos humanos, gestión de riesgo, cuidado del ambiente y atención en situaciones de desastres.

Reiteramos lo dicho en el comunicado de Caritas de Venezuela del día 4-2-2019. La posibilidad de una ayuda humanitaria ha generado muchas expectativas por las grandes necesidades del pueblo en materia de alimentación y salud. Queremos recordar que la ayuda se guía por protocolos aceptados internacionalmente para dar respuestas a situaciones de graves No atiende a intereses políticos, sino al bien del pueblo más vulnerable. No resuelve todos los problemas de la población. La ayuda consiste fundamentalmente en raciones de emergencia y suplementos para niños y ancianos con déficit nutricional e insumos médicos, principalmente terapéuticos. Es limitada en cobertura y tiempo. Es siempre subsidiaria y no sustituye lo que el Estado debe hacer con sus recursos.

En la actual crisis humanitaria, Cáritas renueva su compromiso de participar, junto a otras organizaciones, en la recepción y distribución de la ayuda humanitaria, aportando su experiencia y Cáritas se sumará a la ayuda en esta crisis bajo los principios de respeto a los derechos humanos y humanitarios.

Estamos en contra de todo tipo de Invitamos a la Fuerza Armada Nacional para que se ponga del lado del pueblo al que pertenece. El juramento de hacer cumplir la Constitución que hacen los miembros del estamento militar tiene como principal destinatario al pueblo venezolano: es el compromiso de defenderlo, de proteger sus derechos inalienables y de hacer brillar su dignidad humana. En conciencia, no deben cumplir órdenes que atenten contra la vida y seguridad de la población. En estas circunstancias deben permitir el ingreso y la distribución de la ayuda internacional.

Igualmente, no debe generarse violencia ni manipulación alguna entre los La ayuda humanitaria beneficiará a muchas personas que se encuentran en situaciones límites, y a la vez, es un ejercicio de solidaridad y de organización en un pueblo que, manteniendo en alto la dignidad y la esperanza, quiere cambiar la situación de penuria y precariedad que sufre.

Pedimos a María de Coromoto nos acompañe en estos momentos de tanta esperanza para el país e interceda ante su Hijo, el Buen Pastor, para que podamos hacer realidad lo que Él nos ha enseñado: “He venido para que tengan vida y vida en abundancia” (Jn 10,10).
¡Escuchen el clamor del pueblo, dejen entrar y distribuir en paz la ayuda humanitaria!

En Caracas, a los 21 días del mes de febrero de 2019.

José Luis Azuaje Ayala
Arzobispo de Maracaibo Presidente de la CEV
Mario Moronta Rodríguez
Obispo de San Cristóbal 1° Vicepresidente de la CEV
Raúl Biord Castillo
Obispo de La Guaira
2° Vicepresidente de la CEV
José Trinidad Fernández Angulo
Obispo Auxiliar de Caracas Secretario General de la CEV

jueves, 21 de febrero de 2019


Comunicado | Llamamiento para garantizar la imparcialidad, independencia y neutralidad de la ayuda humanitaria en Venezuela 
Puente Tienditas



12 febrero, 2019

Etiquetas: Ayuda Humanitaria, Venezuela

Ante la situación que se vive en Venezuela y la confusión que se está creando respecto a la ayuda humanitaria en el país, la Coordinadora de ONG para el Desarrollo y el Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria, y la Sociedad de Medicina Humanitaria hacen un llamamiento a los Estados y actores humanitarios para que garanticen los principios que deben guiar toda ayuda humanitaria. Principios que han sido acordados internacionalmente y que son esenciales para conseguir una coordinación efectiva que salve vidas, alivie el sufrimiento, garantice los derechos humanos y preserve la dignidad de las personas víctimas de conflictos, emergencias, crisis humanitarias o desastres.

Recordamos que la respuesta a las necesidades humanitarias en Venezuela debe tener en cuenta lo siguiente:

Toda la acción humanitaria debe ir guiada por un mandato de humanidad; debe garantizar los principios humanitarios de imparcialidad, independencia y neutralidad. Dichos principios han sido aceptados en numerosos documentos y en particular la Resolución 46/182 de la Asamblea General de la ONU.

La ayuda humanitaria no debe ser instrumentalizada para otros fines que no sean la protección de la vida, el alivio del sufrimiento y la garantía de los derechos humanos. Advertimos sobre los riesgos que el uso político de la ayuda puede suponer para la población que la recibe.

Cualquier actuación humanitaria debe cumplir los acuerdos internacionalmente asumidos en la Declaración de París sobre la Eficacia de la Ayuda al Desarrollo, los Principios de Ayuda Humanitaria de Naciones Unidas y el Consenso Europeo sobre Ayuda Humanitaria.

Recordamos la resolución 71/129 de la Asamblea General de Naciones Unidas sobre la seguridad del personal humanitario, en la que se establece que los Estados no deben condicionar su trabajo.

Recordamos que el trabajo humanitario es mucho más que la entrega de “paquetes de ayuda” y la mera asistencia, supone un diagnóstico detallado de la situación, define quiénes son las personas más vulnerables, analiza las cuestiones de género y edad, garantiza la rendición de cuentas y una serie de criterios de calidad construidos colectivamente en el ámbito internacional. La profesionalidad de quienes realizan la ayuda debe estar contrastada y garantizada. La ayuda humanitaria no debe ser instrumentalizada ni mediatizada.

La ayuda humanitaria debe ser una contribución a la paz, sin causar perjuicio alguno, aludiendo al principio y deber del “Do not harm”, y ha de mantener su carácter civil (no militar) siempre, tal y como recogen las Directrices de Oslo aprobadas por las Naciones Unidas.

Por ello, hacemos un llamamiento para que toda acción humanitaria que se lleve a cabo garantice tales principios, focalice sus actuaciones en la mejora de la vida de las personas más vulnerables, garantice los derechos humanos, y contribuya a la construcción de la estabilidad y la paz.

Fuente: iecah.org

viernes, 15 de febrero de 2019



AMAZONÍA VENEZOLANA:
LOS CLAMORES DE LA TIERRA
Y DE LOS PUEBLOS QUE EXIGEN RESPUESTAS


Religión
→REPAM

Los integrantes del Comité Central de la Red Eclesial Amazónica (REPAM) renovados por la celebración de la Resurrección de Jesucristo, que reanima en nosotros la alegría y la esperanza, conscientes de los profundos desequilibrios e injusticias de la sociedad actual, en nombre de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) queremos compartir con las comunidades cristianas y con la ciudadanía en general algunas inquietudes sobre situaciones y peligros que nos amenazan, y reconocer, también, signos de esperanza que invitan al compromiso.

Situaciones que amenazan y cambios de política minera en Venezuela.
Se le está imponiendo a nuestro país una orientación en contra de lo que determina nuestra Constitución, que ha generado y agudizado situaciones insoportables de hambre, pobreza y miseria, inseguridad ciudadana, emergencia sanitaria, persecución política, migraciones arriesgadas porque se ha desdibujado, sobre todo para los jóvenes, un horizonte de futuro digno en nuestra patria… Es una experiencia que la mayor parte de la población sufre día a día, aunque haya quien no quiera verlo o que busque excusas y culpables en cualquier parte, con tal de no asumir su innegable responsabilidad.
La gravedad de estas situaciones puede llevarnos a dejar de lado problemas que, por parecer menos urgentes en lo inmediato, pueden tener, y ya están teniendo, consecuencias desastrosas en todos los órdenes de nuestra realidad e hipotecando gravemente el futuro. Nos referimos al tema de la ecología, por el creciente extractivismo desenfrenado que se ha ido implementando en los últimos tiempos, con consecuencias desastrosas en campos tan variados como el calentamiento global, las fuentes de agua, la destrucción de los bosques, la agresión a los pueblos que habitan esas zonas cada día más devastadas.
Sabemos que es una situación que afecta a toda la Amazonía y por ello, como organización que abarca todos los países amazónicos, queremos plantear a la sociedad y a todos los que nos consideramos Iglesia, las inquietudes y llamadas a la responsabilidad común que tales situaciones exigen, pero fijando preferentemente nuestra reflexión a partir de la realidad venezolana.

La preocupación por el cuidado del medio ambiente en nuestro país ha estado presente desde hace largo tiempo, como lo demuestra la creación del Ministerio del Ambiente en el año 1977. Sin embargo, por varias décadas ha sido necesario redoblar su defensa ante proyectos invasivos o explotaciones ilegales. En los últimos años el Estado Venezolano ha emprendido una nueva política minera de forma vertiginosa e invasora (arrasadora). Con la creación del “Arco Minero del Orinoco”, y la firma de convenios con diversos Gobiernos y Compañías Trasnacionales, para la exploración de minerales en diferentes lugares del país, especialmente en la región Guayana; en los años 2011-2013 se ha producido un cambio radical en la política minera. Poco después, por el Decreto 2.248 del 24 de febrero de 2016, el Gobierno Nacional decide atribuir a los militares “todo lo relativo a las actividades lícitas de servicios petroleros, de gas y explotación minera en general, sin que esto implique limitación alguna” y autoriza la creación de la empresa Cammempeg. El Presidente de la República, en cadena nacional, anunció la firma de acuerdos con empresas mineras para la exploración y certificación de oro, cobre, coltán y otros minerales. De esta manera se pretende poner en marcha el motor minero ante la baja de los precios del crudo.

Más allá de las declaraciones utópicas, la apertura de concesiones, sumado a la presencia de personas y grupos dedicados a la minería ilegal, han multiplicado los escenarios de explotación minera en amplias regiones y, en muchos casos, en condiciones de auténtica devastación y destrucción de la naturaleza, y de exclusión y agresión de los pueblos que habitan esas tierras. La comunicación oficial de tales proyectos, presentados como solución de problemas nacionales e impulso de desarrollo, no se ha visto acompañada por notificaciones concretas de su desempeño real. Son muy escasas, casi inexistentes, las noticias oficiales al respecto. Lo que las redes sociales difunden habla de devastación e hipoteca del futuro.
Por ello, denunciamos el modelo extractivista presente en Venezuela, así como en muchos países de América Latina y el mundo, ya que es un modelo que implica un desarrollo insostenible, un empobrecimiento acelerado, una fuerte dependencia a las variaciones del mercado manejado por las corporaciones transnacionales, y el debilitamiento sin precedentes de los Estados nacionales que quedan a merced de las corporaciones, insertándose sumisamente en el mercado internacional. Las actividades extractivistas forman parte de un modelo económico dominante que ha separado a lo humano de la naturaleza, y entiende a ésta como un modelo infinito de extracción de materias primas.



Voces que se levantan
Son muchas las voces que se han levantado en contra de la destrucción ambiental y de la creciente exclusión poblacional y cultural que esta política está generando. Diferentes organizaciones indígenas han denunciado reiteradamente, ante las autoridades correspondientes, frecuentes atropellos a sus derechos pero, de ordinario, han recibido como respuesta el silencio y represalias. Investigaciones de especialistas a menudo alertan a la sociedad y a diferentes organismos sobre estos problemas, con escasa resonancia a sus planteamientos y reclamos, debido a los poderosos intereses que están en juego. Saltan a la luz pública, de vez en cuando, noticias que, por su notoriedad (masacres, ajusticiamientos…), rompen los cercos comunicacionales y circulan a través de las redes sociales, ignoradas por parte de los responsables.
Las declaraciones oficiales justifican el incremento de la actividad extractivista por la necesidad de mayores ingresos económicos y hasta por un supuesto desarrollo en vistas al futuro. Sin embargo resulta obligatorio denunciar el hermetismo sobre el cumplimiento real de las condiciones mínimas de explotación exigidas por la naturaleza de esta actividad. Son indispensables la información y la transparencia para que el desarrollo minero pueda ser encuadrado en sus justos límites y evite las evidentes consecuencias negativas que se producen tanto con relación al ambiente como a las poblaciones que habitan en esas zonas.
Los conflictos socio-ambientales impactan profundamente a todos los venezolanos (acceso al agua potable, cortes eléctricos, acumulación de desechos sólidos…) y trasciende más allá de nuestras fronteras, principalmente porque muchas de estas dinámicas ocurren en la Amazonía, territorio que compartimos con ocho países de la región.

La postura de la Iglesia Universal y Latinoamericana
Ante esta situación que nos afecta directamente, así como también tiene efectos nocivos para toda la humanidad, la Iglesia ha tomado, desde hace años, posiciones precisas, dirigidas a la toma de conciencia de la gravedad de los problemas y de sus notables consecuencias, y a proponer soluciones de respeto y equidad. Entre ellas, la encíclica del Papa Francisco “Laudato Si´” ha sido un instrumento esclarecedor y estimulante, que se ha convertido en un punto de referencia para todos. Desde su publicación, en 2015, ha removido muchas conciencias y promovido iniciativas para afrontar con claridad y decisión un asunto tan determinante para el futuro inmediato de la humanidad.
En nuestro ambiente latinoamericano, el Consejo Episcopal de América Latina y El Caribe (CELAM), en su Vª Asamblea celebrada en Aparecida (Brasil) en mayo del 2007, retomó el tema de la ecología centrándolo principalmente en la Amazonía. 
Pocos años después, en septiembre de 2014, el CELAM  le dio un decidido impulso a su compromiso con la creación de la Red Eclesial Panamazónica (REPAM) para la articulación de todos los esfuerzos e iniciativas que la Iglesia viene desde hace tiempo realizando en esta inmensa región. Desde su creación, esta red ha venido aumentando su alcance estableciéndose en las 9 naciones que forman parte de la Amazonía y consolidando su servicio de relación y apoyo.
Hace pocas semanas, el CELAM ha querido retomar la Encíclica “Laudaro Si´” y aplicarla a nuestra realidad latinoamericana publicando la Exhortación Pastoral “Discípulos Misioneros Custodios de la Creación”, En ella se ponen en relieve aquellos puntos de la encíclica del Papa Francisco con mayor relevancia para nuestro continente. Nos parece otro punto de referencia importante que nos invita, como Iglesia y como ciudadanos, a una conversión a la ecología integral para que cuidemos nuestra casa común.
Finalmente merece especial mención la iniciativa que ha tenido el Papa Francisco de celebrar un Sínodo Extraordinario de Obispos para la reflexión de toda la Iglesia sobre el tema de la ecología integral, centrado en la Amazonía, por las repercusiones que para todo el mundo y para la Iglesia tiene esta cuestión tan importante. El Papa lo refleja en el título que ha dado a este Sínodo: “Amazonía: nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral”. Estamos centrando los esfuerzos en la preparación de este acontecimiento.

El compromiso de la Iglesia en Venezuela
Podemos decir que la Iglesia en Venezuela, junto con la de nuestro continente y de todo el mundo, se siente preocupada por la depredación de la naturaleza y el descuido y exclusión de los pobladores de las zonas devastadas. Esperanzada por los valores positivos y resistencia que se comprueba en la cultura de los pueblos aborígenes, en la labor de los misioneros que les apoyan, y en tantas personas sensibles y comprometidas con el cuidado de la naturaleza y el futuro de los pueblos, se siente motivada a buscar caminos nuevos que consoliden las comunidades cristianas existentes o por construir, y que cuiden el bien de la creación para el disfrute compartido por todos, y para las generaciones futuras.
Desde hace ya casi un siglo la Iglesia ha retomado su presencia en estas zonas con la finalidad de atender a los pueblos indígenas, que ancestralmente habitan en ellas, con programas de salud y educación, de asistencia y desarrollo, de organización y evangelización. Ha sido un largo caminar de hombres y mujeres que ofrecieron lo mejor de sus vidas a estos hermanos, frecuentemente excluidos y desamparados. Se avanzó con tropiezos y errores, pero también con grandes aciertos, con mucha dedicación y amor, y con creciente inculturación y apoyo para que esos pueblos se fueran haciendo sujetos de su propio destino.
En 2015 la Iglesia en Venezuela se incorporó a la organización de la REPAM actualizando la relación que desde hacía años se venía teniendo con las Iglesias locales de la Amazonía. Valoramos también lo positivo del esfuerzo de apoyo mutuo entre las Iglesias Particulares que formamos parte de la Amazonía venezolana. Y reconocemos la oportunidad de relacionarnos y colaborar con las numerosas instituciones y personas que vibran por la defensa y valoración de la naturaleza en nuestro país. Nos vamos consolidando y esta rueda de prensa quiere ser una expresión de compromiso con nuestra realidad venezolana.

Desafíos que nos comprometen
Hacernos eco: La Iglesia en Venezuela, a través de la Conferencia Episcopal y de las comisiones que desarrollan un compromiso social y acciones de apoyo a los pueblos indígenas y afrodescendientes, hace suyos los clamores que resuenan en tantas partes para que se logre una situación de justicia y defensa de la naturaleza y reclama una actuación que tenga en cuenta el bienestar y los derechos de toda la población, y de las generaciones futuras, amenazados por proyectos que buscan fundamental o exclusivamente intereses económicos particulares; hacerse eco asimismo de las numerosas denuncias de los pobladores de esas regiones, sobre todo de las organizaciones indígenas que protestan en defensa de sus derechos, como lo determina la Constitución Nacional Bolivariana.
Custodios de la Creación: Nos sentimos interpelados por los llamados que el Papa Francisco y las autoridades del CELAM nos hacen a través de sus exhortaciones, para que nos hagamos custodios de esta casa común, la cuidemos, la defendamos para el disfrute de todos y de las generaciones futuras, unidos a todas aquellas personas que luchan por un uso adecuado y respetuoso de la naturaleza promoviendo una ecología integral.
Una Iglesia con rostro amazónico: Renovamos nuestro compromiso con los pueblos que habitan estas tierras para llevarles la Buena Noticia de Jesucristo, el Salvador enviado por nuestro Padre Dios para que se haga realidad en nuestro mundo su Reino de justicia, amor y paz, para acompañarles en la maravillosa aventura de hacerse dueños de su destino, de fortalecerse desde sus culturas y de intercambiar con otras sus saberes y espiritualidad, y para que, al hacerse sus discípulos y misioneros, sean el rostro indígena de la comunidad de los seguidores de Jesucristo, el Señor.
Formar red: Estamos llamados a tejer una red con todas las instituciones y personas que asumen este proyecto de defensa y promoción de la Amazonía, para su preservación y disfrute compartido, y teniendo en cuenta a sus habitantes: pueblos indígenas, ribereños, criollos…, que han sabido respetarla, amarla como fuente de vida y de identidad propia. La REPAM quiere ser una más de tantas “redes” que ya existen y sumar sus esfuerzos para el bien de todos.
Unidos a las comunidades cristianas de Venezuela y bajo la protección de nuestra Protectora, Nuestra Señora de Coromoto, saludamos a todos nuestros hermanos venezolanos

Los miembros de la Red Eclesial Panamazónica (REPAM) de Venezuela
Caracas, 5 de abril de 2018